Categorías
Blog

Probamos iBGStar, un glucómetro para el iPhone

Tuvimos oportunidad de verlo en la muestra de accesorios para iPhone de Avalon 2014 y ahora lo probamos, junto con la app de gestión de datos de salud específica para diabéticos. En conjunto: esperanzador pero verde para usuarios con disfunción visual.

Ver la actualización del 4 de julio

Se trata de un glucómetro minúsculo, que puede realizar mediciones solo o conectado a un iPhone, que funciona por capilaridad, como los actuales. Asimismo, una app permite gestionar los datos de glucemias, consumos de carbohidratos o dosis de insulina así como anotaciones que nos permitan recordar los datos cuando los revisemos.

Descripción del iBGStar

El glucómetro tiene, aproximadamente, el ancho del iPhone y su grosor, no midiendo más de 2 centímetros de alto.

Si lo ponemos sobre una superficie plana

  • en la parte superior dispone de una pantalla en la que nos suministra información como el estado de la batería, mensajes de error u otros mensajes indicativos de que podemos suministrar la muestra de sangre. Estos mensajes no son accesibles para un ciego o deficiente visual, ni siquiera usando la app con el iPhone.
  • En la parte inferior, la que tocaría a la superficie plana, las típicas inscripciones de conformidad con la CE y otros datos.
  • En la parte más alejada de nosotros, un conector dock de 30 pines, que sirve para conectar el glucómetro al iPhone. Nada nos impide interponer un conversor de dock de 30 pines a conector lightning si usamos iPhone 5/5C/5S.
  • En el lateral más cercano a nosotros, el glucómetro dispone de dos puertos. A la izquierda, un conector microUSB, que permite conectarlo a la red mediante un cargador, incluido. A la derecha, un puerto para introducir las tiras reactivas para las muestras de sangre.

El proceso de toma de muestras y análisis es parecido al que se realiza con otros medidores:

  • higiene previa
  • colocación de la tira reactiva
  • masaje para facilitar flujo de sangre
  • pinchazo para extracción de la gota
  • acercamiento del glucómetro al dedo para absorción de la gota.

Esto se puede hacer con el glucómetro autónomo o conectado al iPhone y con la app funcionando. En el primer caso, el iBGStar almacena los datos en su memoria, permitiendo una posterior sincronización. En el segundo, los datos se pasan automáticamente al iPhone, viéndose por pantalla. En ambos casos, la pequeña pantalla del iBGStar proporciona mensajes al usuario que, como hemos dicho previamente, no son de utilidad para un usuario con resto visual funcional.

La app Sanofi Diabetes Manager

Se trata de una completísima app de gestión de datos relativos a la diabetes (glucemias, dosis de insulina, consumo de hidratos de carbono). A través de varias pestañas de la parte inferior de la pantalla nos permite introducir datos, visualizarlos de distintas maneras, ver gráficos y estadísticas o compartirlos por correo electrónico, sea con nuestro médico o para reenviárnoslos a casa. Además, podemos realizar anotaciones relativas a los datos, para permitirnos recordar, cuando los revisemos, porqué nos sucedió tal o cual cosa.

La app es un poco accesible. En general, los controles se navegan bien aunque quedan algunos sin etiquetar. Solo tiene un problema que, desgraciadamente, es crucial: los datos numéricos, que sí se pueden introducir correctamente, no se pueden leer. Las glucemias se leen, con VoiceOver, como «Glucose Label», las dosis de insulina, que nosotros mismos acabamos de introducir a mano, se leen como «Insulin label» y las dosis de carbohidratos, que también hemos introducido a mano, como «carbs label».

Ahora mismo, por tanto, es difícil usar el iBGStar para nosotros. Aún nos queda la posibilidad de ir a la lista general de resultados y allí sí que tenemos la oportunidad de verlos, por días, pero es algo incómodo. La solución pasa porque el desarrollador haga todos los controles de la app completamente accesibles, más teniendo en cuenta que una parte notable de pacientes con esta enfermedad sufren de enfermedades asociadas de la vista.

¿Queda lugar para la esperanza? Naturalmente, lo único que queda por tocar, es el software. Y gran parte de él funciona bien, muy bien, diríamos. Las pestañas son accesibles, sólo quedan algunos controles por etiquetar. La gestión de las notas es muy accesible. La app da muy buena impresión. Es cuestión de contactar con el desarrollador e intentarlo.

Conclusiones

El iBGStar es un magnífico dispositivo, de tamaño minúsculo, que nos permite transportarlo perfectamente en nuestra vida cotidiana. Para hacerlo accesible no basta más que un iPhone, que muchos de nosotros ya usamos para otras cosas. Además, nos permite gestionar, mediante este dispositivo, nuestra información de salud, la cual podemos compartir con los profesionales sanitarios que nos ayudan a trabajar con nuestra amiga íntima, la Diabetes. Se trata, pues, de un accesorio que puede mejorar nuestra calidad de vida notablemente.

En cambio, la app, que, en general, es muy usable y bastante accesible, tiene una barrera crucial, la lectura de datos numéricos que, en muchos casos, nosotros mismos acabamos de introducir a mano. Se impone, pues, contactar con el desarrollador para intentar concienciarle de la necesidad de algo tan simple como hacer la app accesible.

Descarga Sanofi Diabetes Manager de la AppStore

Actualización a 4 de julio

Unos días después de haber escrito el post, seguimos teniendo noticias alentadoras y otras que no lo son tanto.

Por un lado, el servicio de atención al cliente de Sanofi nos informa de que, por ejemplo, en Catalunya, el Servei Català de la Salud, sí que proporciona las tiras reactivas a los diabéticos que las soliciten con lo cual, si la app fuera accesible, el dispositivo sería más que útil.

Por otro lado, al contactar con Sanofi BGStar a través de su web global, lo único que hemos conseguido es que nuestra queja/sugerencia sea redirigida a la delegación española, situada en Barcelona, la cual nos informa de que la han redirigido, a su vez, al departamento de Marketting. Nos suena a marasmo administrativo, de momento, aunque nunca hay que perder la fe. Probablemente, el programador no esté en Barcelona, con lo cual, los primeros receptores de la queja/sugerencia, que la entendieron perfectamente porque estaba en su lengua, podrían haber tomado perfectamente la decisión de contactar con el encargado del desarrollo puesto que, si se alcanza una solución, no sólo beneficiará a usuarios españoles sino que a todos los que usen la app, estén donde estén.

—TO BE CONTINUED—

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Grupo SucDePoma .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Grupo SucDePoma.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.